Son muchos los beneficios de las patas de pollo que mucha gente desconoce, sin saber que estas son una gran fuente de nutrientes, además de ser deliciosas. 

Enlaces Patrocinados:

Las patas de pollo tiene tanto faunísticos como detractores, lo que estos últimos no saben es que con estas se pueden preparar muchas recetas que no solo son bastante ricas, sino que también son sumamente saludables, debido a todas las propiedades que posee y los múltiples efectos que producen en el organismo.

Dicho esto, no podemos dejar de conocer todos los beneficios de este alimento, además de ser importante aprender a prepararlas, pues una de las razones por las que muchas personas no consumen esta parte del pollo, es debido a que no conocen al menos una receta que sea fácil de preparar. 

Enlaces Patrocinados:

¿Por qué es bueno comer patas de pollo?

Antes de profundizar en todos los beneficios de las patas de pollo, primero hay que conocer cuáles son las propiedades que posee, sobre todo tener claro su valor nutricional, pues por cada 100 gramos, se encuentran los siguientes nutrientes. 

  • 215 calorías.
  • 15 gramos de grasas.
  • 20 gramos de proteínas .
  • 0.2 gramos de carbohidratos. 

Pero además de esto, son una fuente de importantes minerales, como es el caso del magnesio, fósforo, calcio, azufre y silicio, además de aportar riboflavina, alfacaroteno, betacaroteno, retinol y licopeno. 

Ahora bien, además de los beneficios de las patas de pollo a nivel nutricional, el consumirlas regularmente puede ayudar a producir los siguientes beneficios sobre el organismo. 

  1. Ayuda a tratar la artritis: Las patas de pollo son una gran fuente de colágeno, prolina, glicina, arginina, lo que sumado a silicio, el calcio, el azufre y el fósforo, las convierte en una gran alternativa para quienes padecen artritis, pues entre sus efectos se encuentra el hecho de que ayuda a tratar la información de los artículos.
  2. Sirve para tratar la gripe: El caldo de pata de pollo se ha usado desde hace mucho tiempo como un remedio para combatir las gripes, los resfriados, la tos y otros problemas respiratorios, esto debido a que ayuda a inhibir los virus. 
  3. Regula la digestión: Otras de las ventajas de comer patas de pollo es que contribuye en la retención de los jugos digestivos y ayuda en la sanación del revestimiento intestinal, lo que sin duda permite mejorar el funcionamiento del sistema digestivo. 
  4. Beneficia al sistema cardiovascular: Comer patas de pollo estimula la formación de glóbulos rojos y contribuye en el aumento de las plaquetas. 
  5. Mejora la salud de la piel: Entre las ventajas que se pueden destacar de consumir alimentos ricos en colágeno, como las patas de pollo, es que ayuda a mantener una piel firme, retrasando considerablemente los signos del envejecimiento. 

¿Cómo preparar las patas de pollo?

Aunque muchas personas desconocen la amplia variedad de recetas que se pueden elaborar usando las nutritivas patas de pollo, resulta que preparar un rico plato con ellas es bastante fácil, ya sea un caldo, en salsa, horneadas, fritas, entre muchas otras maneras. 

Para muestra, en esta ocasión queremos dar a conocer la receta de una deliciosa sopa de patas de pollo.

También te puede interesar nuestro artículo>  Aceite para bebés con clavos de olor, un repelente natural

Receta de sopa de patas de pollo

Preparar una sopa siempre es una opción fácil para quienes no son expertos en la cocina, así que no importa la experiencia culinaria que se tenga, cualquier persona puede elaborar una sopa de patas de pollo muy saludable.

Ingredientes 

  • 8 patas de pollo
  • 1 zanahorias
  • 5 dientes de ajo
  • 1 rama de apio
  • 1 rama de cilantro
  • 2 cebollas
  • 1 hoja de laurel
  • 1 pizca de sal

Preparación

Antes de comenzar es necesario tener listo todos los ingredientes, por eso hay que lavar, pelar y cortar la cebolla, el cilantro, el apio, el ajo y la zanahoria

Luego se vierte un litro de agua en una olla, se colocan los ingredientes, incluyendo las patas de pollo, previamente lavadas, con la piel y las uñas retiradas. 

Se llevan a fuego alto, y se deja cocinar por aproximadamente una hora, revisando y corrigiendo el sabor. 

Una vez que se tenga un caldo espeso, y con todos los sabores bien integrados, se sirve y se consume. 

Nota: A pesar de los benficios de las patas de pollo, una alimentación saludable consiste en diseñar un plan en el que se integren proteínas, verduras, frutas y carbohidratos, siempre de manera balanceada, por eso es que se recomienda buscar la asesoría de un nutricionista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *