Tipos de enfermedades del páncreas

Tipos de enfermedades del páncreas

Existen varios tipos de enfermedades del páncreas, incluidos los tipos neoplásicos e inflamatorios. Afortunadamente, también hay algunas pruebas simples que puede hacer en casa para diagnosticar estas afecciones. Echemos un vistazo más de cerca a estas condiciones comunes. Además, asegúrese de preguntarle a su médico sobre los síntomas que experimenta.

Enlaces Patrocinados:

Enfermedades inflamatorias del páncreas

Hay dos tipos principales de enfermedades inflamatorias del páncreas, pancreatitis crónica y pancreatitis aguda. La pancreatitis aguda es un evento repentino y transitorio, mientras que la pancreatitis crónica es una afección crónica, con síntomas que incluyen dolor abdominal y maldigesta. Ambos tipos de pancreatitis requieren un enfoque multidisciplinario para el diagnóstico y el manejo.

La patogénesis de ambos tipos de pancreatitis aún es incierta. Si bien ambos tipos están altamente vinculados genéticamente, todavía no está claro qué genes juegan un papel en el desarrollo de estas enfermedades. Varios estudios han identificado varios factores genéticos y ambientales que contribuyen al riesgo de desarrollar pancreatitis.

Enlaces Patrocinados:

Las enfermedades inflamatorias de los páncreas son cada vez más comunes en el mundo occidental, con las causas más comunes que incluyen enfermedad de piedra biliar y abuso de alcohol. Otras causas son las enfermedades inflamatorias sistémicas y el síndrome metabólico. Estas condiciones pueden dar lugar a una variedad de cambios morfológicos en el páncreas. La imagen es particularmente útil para monitorear la inflamación peripancreática y detectar cambios estructurales significativos. También es útil para monitorear colecciones sutiles de fluidos y quistes, así como para evaluar la condición de los conductos y estructuras vasculares.

La malignidad pancreática se clasifica en función de su grado de crecimiento invasivo, potencial de metástasis e invasión vascular. Las pruebas de imágenes, como la tomografía computarizada y la resonancia magnética, pueden ayudar a confirmar si el paciente tiene una malignidad o una enfermedad inflamatoria del páncreas.

Las enfermedades inflamatorias de los páncreas pueden provocar cáncer de páncreas. Estos cánceres son muy agresivos y deben tratarse rápidamente para prevenir la propagación de la enfermedad. Hay una variedad de tratamientos para el cáncer de páncreas. Los pacientes con inflamación crónica del páncreas deben buscar atención y tratamiento adecuados para sus síntomas.

La pancreatitis aguda es una afección médica muy grave que requiere hospitalización. Si no se trata, puede ser fatal. Sus causas pueden ser varias e incluyen abuso de alcohol, trastornos genéticos y otros factores. La pancreatitis crónica es muy dolorosa e incluso puede irradiar hacia atrás.

Si bien muchas características de imágenes secundarias pueden ayudar a diferenciar entre páncreas inflamatorio y maligna, estos métodos no son 100% precisos. La aparición de una masa pancreática y la relación conducto a parénquima puede ayudar a diferenciar entre las dos condiciones.

Enfermedades neoplásicas del páncreas

El páncreas es el órgano responsable de producir jugos digestivos. Varias enfermedades neoplásicas pueden afectar el páncreas y causar pancreatitis, una afección hinchada y dolorosa. Los síntomas de la pancreatitis aguda pueden incluir niveles aumentados de amilasa y lipasa en la sangre. Esta condición es responsable de más de 200,000 hospitalizaciones cada año en los Estados Unidos. Aunque la mayoría de los casos se resuelven espontáneamente, hasta el 20% de ellos pueden dar lugar a una morbilidad significativa. Los episodios graves pueden conducir a una fibrosis extensa y necrosis purulenta en el páncreas.

Las enfermedades neoplásicas del páncreas ocurren cuando las células en el páncreas desarrollan mutaciones en su ADN. El ADN contiene instrucciones para la división celular y el crecimiento. Cuando las células se mutan, continúan dividiéndose incontrolablemente, lo que hace que se acumulen y formen un tumor. Estos tumores pueden extenderse a órganos cercanos, vasos sanguíneos y partes distantes del cuerpo.

Afortunadamente, la mayoría de los casos de neoplasias del páncreas son benignas y no requieren tratamiento. Sin embargo, las neoplasias de alto riesgo pueden convertirse en cáncer con el tiempo, y es importante tener exámenes regulares. Sin embargo, si tiene una neoplasia, es posible que necesite cirugía para eliminarlo.

El diagnóstico de neoplasias pancreáticas requiere una evaluación clínica cuidadosa y una evaluación radiológica. El diagnóstico se basa en los síntomas característicos de cada tipo y en un historial integral del paciente. También se pueden usar varias pruebas de imagen. Estas pruebas de diagnóstico ayudarán a diferenciar una neoplasia pancreática de un pseudotumor.

Las neoplasias pancreáticas incluyen pancreatitis y adenocarcinoma ductal pancreático. Ambos tipos causan una inflamación significativa y una respuesta estromal dinámica. Además, las proteínas secretadas pueden desempeñar un papel en la progresión de la enfermedad.

Entre los diferentes tipos de neoplasias pancreáticas, los insulinomas son los más comunes. Estos tumores secretan la hormona insulina, que regula los niveles de glucosa en sangre. También promueven el movimiento de glucosa en el hígado y las células grasas. Los síntomas de este trastorno pueden incluir bajo nivel de azúcar en la sangre, confusión, debilidad e irritabilidad. Algunos pacientes también pueden experimentar taquicardia, un latido rápido.

El tratamiento para la pancreatitis se centra en facilitar el dolor, prevenir episodios recurrentes de pancreatitis aguda y abordar las consecuencias metabólicas. Para casos severos, la cirugía puede ser necesaria. La intervención endoscópica también puede usarse para tratar complicaciones específicas. Por ejemplo, la cirugía puede ser necesaria para eliminar un quiste pancreático o preservar los islotes pancreáticos.

Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda se caracteriza por un inicio repentino de dolor en la parte superior del abdomen. El dolor a menudo es agudo y puede extenderse a la parte posterior y a los lados. También puede estar acompañado de vómitos, fiebre y una sensación general de enfermedad. La pancreatitis aguda se trata en un hospital con fluidos intravenosos y analgésicos.

La pancreatitis aguda generalmente se desarrolla en un individuo con una enfermedad aguda. Puede ser causado por una serie de factores, incluido el consumo excesivo de alcohol o cálculos biliares. Los síntomas de pancreatitis aguda generalmente se aclaran por sí solos, pero si la enfermedad no se trata, puede causar daño permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *