alimentacion emocional

La alimentación emocional es algo que la mayoría de nosotros hemos experimentado, pero la gravedad y la frecuencia de esto pueden variar entres situaciones.

Enlaces Patrocinados:

Este artículo explora lo que realmente significa comer emocionalmente o qué es la alimentación emocional y cómo podemos responder a esto de una manera compasiva y útil.

¿Qué es la alimentación emocional?

La alimentación emocional se definió originalmente como comer en respuesta a «emociones negativas» como la tristeza, la ira y el estrés.

Enlaces Patrocinados:

Como siempre estamos experimentando alguna forma de emoción, se puede debatir que todo comer es emocional hasta cierto punto; sin embargo, lo que tendemos a entender por este concepto, es un aumento o cambio en la alimentación en respuesta a una emoción.

Cuando esto ocurre en respuesta a emociones más difíciles como un mecanismo de afrontamiento, esto a veces se denomina “alimentación reconfortante”.

¿Por qué se produce la alimentación emocional?

Hay muchas razones diferentes por las que puede ocurrir la alimentación, que varía entre diferentes personas.

Obtenemos energía, satisfacción y sabores placenteros de la comida, por lo que tiene sentido que podamos sentirnos atraídos por esto frente a emociones fuertes.

Buscar la sensación de plenitud también puede resultar atractivo cuando las emociones conducen a sentimientos de vacío. Aunque cualquier emoción puede conducir a comer emocionalmente, el estrés es un desencadenante común.

El estrés crónico se ha relacionado con niveles elevados de grelina, la «hormona del hambre», una reducción en la parte de nuestro cerebro asociada con el control de los impulsos y una mayor ingesta de alimentos.

Se ha visto que aquellos que restringen su consumo de alimentos son más propensos a comer más en respuesta al estrés que aquellos que no restringen su consumo de alimentos.

Esto puede estar relacionado con el hambre, el mecanismo de supervivencia del cuerpo en respuesta a la escasez de alimentos y ciertos alimentos que se sienten más especiales y prohibidos que otros.

Existe un vínculo entre los niveles de energía y nuestras emociones que puede ir en ambas direcciones. Si experimentamos un estado de ánimo bajo o emociones intensas, esto nos lleva a sentirnos letárgicos y puede afectar nuestro sueño; por otro lado, sentirnos cansados ​​puede hacer que sea más difícil satisfacer nuestras necesidades y funcionar bien, lo que puede afectar nuestro estado de ánimo.

Es más probable que sintamos más hambre y consumamos más alimentos, o alimentos de mayor energía, si tenemos problemas con el sueño y los niveles de energía.

Respondiendo a la alimentación emocional

La mejor manera de responder a la alimentación emocional dependerá en gran medida de las circunstancias individuales que te rodeen.

Es un mecanismo de afrontamiento válido que puede ser una opción más segura que otros mecanismos de afrontamiento como las drogas o el alcohol.

Pero comer emocionalmente puede ser angustioso a veces y puede no ayudar a abordar el problema subyacente, especialmente si es nuestra única forma de sobrellevarlo.

Tener tanta autocompasión como sea posible puede ayudarte a sentirte mejor y seguir adelante después de que esto haya sucedido.

De lo contrario, la culpa y la vergüenza como resultado de comer emocionalmente pueden llevar a comer más emocionalmente o a posibles comportamientos desordenados, como restringir la ingesta de alimentos, lo que viene fatal.

¿Qué hacer ante la alimentación emocional?

Hay cosas que debes hacer cuando la alimentación emocional te gana y, tiene que ver como hábitos que solo tu debes experimentar.

Tómate tu tiempo (fuera):

  • Si estás buscando fortalecer tu salud mental y lidiar mejor con el estrés, comienza tomando descansos regulares durante el día.
  • Esto podría ser tan simple como tomarte unos minutos para leer un libro. Prueba una variedad de pasatiempos para encontrar el punto óptimo que te ayude a desestresarte.

Empieza a ejercitarte moderado:

  • El ejercicio es una actividad de autocuidado realmente eficaz.
  • Una caminata o trote puede despejar tu mente cuando las cosas se ponen demasiado difíciles.
  • Por ejemplo, hacer yoga regular también ayuda a disipar la ansiedad y la depresión.

Elimina las distracciones para comer:

  • Si a menudo te encuentras comiendo frente al televisor o el ordenador, mueve tus comidas a la cocina y concéntrate en tu comida.
  • Esta alimentación consciente te pone en sintonía con tu nivel de hambre y la cantidad que comes, ayudándote a medir el alcance de tu problema.

La meditación siempre ayuda:

  • La meditación de atención plena también se ha utilizado como tratamiento para superar la alimentación emocional.
  • Sentarse en un espacio tranquilo y concentrarse en la respiración es solo una técnica simple.

No olvides que este trabajo lleva tiempo. Muchas personas se benefician del apoyo profesional de un profesional de la salud mental y un dietista especialista en trastornos alimentarios o alimentación intuitiva mientras navegan por esto, especialmente si están luchando con esto hasta el punto de que afecta la calidad de vida.

Si tienes algunas preguntas sobre la alimentación emocional, déjanos tus comentarios o solicita una receta con este delicioso alimento saludable y completo.

  • Visita mi canal: DAYSNESS TV
  • Visita mi facebook: Menús y Batidos
  • Solicita una dieta: Completa el Formulario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *